Las oportunidades regaladas

En el mundo de la lucha libre existen incontables casos donde a un luchador se le da preferencia desde el inicio de su carrera por llevar cierto apellido o conocer a las personas indicadas. Hoy en día el ejemplo más común es el de la familia Muñoz en el CMLL, donde tres de sus cuatro miembros que hoy trabajan en la seria y estable galopan en luchas estelares y que a mi parecer solamente Rush ha demostrado suficiente capacidad para merecer ese puesto. La opacidad y la falta de respeto a los aficionados ha sido muy evidente con la entrega de dos personajes icónicos como Pierroth y Místico a esta familia.

Entre las víctimas de esta peligrosa práctica en la lucha libre están los luchadores con gran talento, pero por el simple hecho de no tener familia luchística o relación de amistad con promotores quedan relegados a las primeras luchas, incontables máscaras y cabelleras de luchadores de medio cartel o veteranos con fecha de caducidad próxima que son ofrecidos a hijos de grandes leyendas y estos mismos al no estar preparados cuando se les pone a luchar en las estelares, como Aníbal Jr o el Hijo del Solitario.

Me es necesario aclarar que estoy totalmente a favor que a cualquier luchador se le dé una oportunidad de demostrar que tiene la combinación de talento, personalidad y capacidad para lograr una conexión personal con el público que pueda encumbrar su carrera a una posición de ídolo y después a leyenda. Pero creo que existe un proceso natural de crecimiento en la carrera de un luchador el cual no debe ser alterado, debiendo empezar a luchar con gente de su mismo nivel de experiencia. Porque cuando se le empareja con figuras ya hechas y veteranos curtidos, existe una gran posibilidad que se vea fuera de lugar y de la impresión de estar poco preparado, siendo encasillados rápidamente como malos luchadores por un público que está acostumbrado a ver un nivel de calidad superior a la normal en la baraja alta del cartel.

El mundo de la lucha libre está lejos de ser justo, es un lugar hecho para los que se preparan cada día, nunca se conforman y siempre buscan ser mejores. Pero también para los que aprovechan todas las oportunidades y usan cada recurso a su alcance, sea considerado moral o no para llegar a lo más alto. Sin embargo, al final el público es el único juez que determina si un luchador puede llegar a ser ídolo y leyenda o quedara en el olvido.

Recuerden seguir a Tercera y Definitiva en sus distintas redes sociales.

Blog: TercerayDefinitiva

Twitter: @3erayDefinitiva

Facebook: Tercera y Definitiva

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s